Los animales en la agricultura biodinámica

La agricultura biodinámica es un paso más allá de la ecológica. Esta trata de devolver a la tierra mucho más de lo que se le quita en el momento de estar usándola para cultivo o la cría de animales.

A diferencia de la agricultura tradicional, la agricultura biodinámica trata más sobre una forma diferente de vida, mucho más sostenible y sana de entender la tierra, el hombre y la relación que existe entre estos a la hora de cultivar y cuidar de la tierra.

La ganadería es parte del círculo que compone la agricultura biodinámica. Todos los restos vegetales son alimentación para los animales, los cuales producen estiércol que se utiliza para compostar a la tierra cerrando así el círculo.

A continuación, vamos a ver cada uno de los factores que hacen indispensable tener animales en la agricultura biodinámica y la manera de entender a estos como elementos vivos y con derecho al respeto.

Cuernos de vaca como abono biodinámico

La práctica actual en la ganadería convencional es quitar los cuernos a las vacas o criarlas sin cuernos. Esto es para evitar lesiones por las áreas tan limitadas en las que viven y pastan.

Sin embargo, en la agricultura biodinámica, el descornado y la reproducción genética sin cuernos no está permitidos. Esto es por varios motivos:

  • Sirven para fabricar uno de los preparados biodinámicos como compost natural para el suelo. Los cuernos, llenos de boñiga de vaca sin paja se entierran en otoño y se recuperan en otoño.
  • Son importantes para la regulación del calor y la digestión de la vaca, y es precisamente a través de esta digestión que los rumiantes proporcionan el estiércol y la fertilidad más valiosos para la granja.

Cría de animales en agricultura biodinámica

Para la agricultura biodinámica, la ganadería se enfoca en el rendimiento de por vida, la forma física, la salud y la naturaleza de los animales.

El objetivo de los granjeros es mantener a los animales de una manera respetuosa de acuerdo con sus necesidades. Esto es contrario a los animales criados de forma convencional, que a menudo se seleccionan por características específicas de alto rendimiento basadas en criterios económicos.

En las granjas de cultivos biodinámicos en general se procura criar a rebaños propios en vez de acudir a la cría industrial. Así reduces su dependencia y obtienes animales robustos y resistentes.

Para mejorar el bienestar animal, la atención se centra en las razas polivalentes, ya que cumplen más requisitos que las razas especializadas de alto rendimiento.

Sacrificio en granja biodinámica

A lo largo de las décadas, se ha vuelto cada vez más difícil para los agricultores encontrar mataderos cerca de su explotación debido a la disminución gradual del número de mataderos locales, lo cual es un problema.

Esto impacta negativamente en la capacidad del agricultor para evitar el transporte de animales a largas distancias y dificulta el desarrollo de mercados directos y locales. Los animales sufren por los largos tiempos de transporte y por las malas condiciones de sacrificio. Los granjeros biodinámicos que criaron a sus animales con cuidado sufren por no poder ofrecerles un final sin estrés.

Una solución acertada para la biodinámica es la posibilidad de practicar el sacrificio en la misma explotación o utilizar matadero móviles. Con esto los agricultores pueden proporcionar un final digno para el animal y, al mismo tiempo, satisfacer la demanda de los consumidores locales y regionales y recibir un precio justo por su trabajo.

Ganado biodinámico y sus beneficios para el clima

A menudo las vacas son vistas como asesinas climáticas. Ciertamente producen metano a través de microbios durante el proceso de digestión, lo cual, tiene un impacto mayor en el clima que las emisiones de dióxido de carbono. Sin embargo, si las vacas se mantienen y alimentan de manera adecuada, realmente ayudarán a proteger el clima.

La emisión de metano produce un impacto negativo en el clima cuando se mantiene en sistema de cultivo intensivo y cuando se necesita forraje adicional para apoyar la productividad intensiva.

De hecho, las vacas de alto rendimiento que producen más de 8.000 litros de leche al año necesitan grandes aportes de energía solo para mantener el rendimiento. Esto significa que dependen del forraje de la tierra cultivable, que de otro modo, podría producir alimentos para los humanos. En cambio, para la vaca de 5.000 litros es suficiente la hierva de los pastos permanentes.

Los cambios en el uso de la tierra, como la conversión de pastizales y bosques en tierras cultivables, son uno de los mayores contribuyentes del mundo al cambio climático, por lo que los sistemas de mayor rendimiento en realidad reducen el enfoque en la producción de alimentos humanos al mismo tiempo que contribuyen a las emisiones.

El ganado tiene el potencial de promover el crecimiento de las raíces a través del pastoreo sostenible y, por lo tanto, contribuye a la acumulación de humus y al almacenamiento de carbono asociado. Sin embargo, esto solo es posible si las vacas vuelven a pastar. El pastoreo de vacas incluso preserva hábitats para pájaros, abejas y demás, una valiosa contribución a la protección de la biodiversidad.

Forraje de la granja

La alimentación para los animales en agricultura biodinámica se debe producir en la misma granja o a otras granjas biodinámicas. La harina animal y ciertos aditivos están prohibidos. Los medicamentos preventivos, como los antibióticos o las hormonas, deben evitarse en la medida de lo posible.

Esto contribuye directamente a la sostenibilidad de las granjas biodinámicas, ya que no dependen de las importaciones de piensos y aditivos para sus animales, sino que se esfuerzan por ser lo más autosuficientes posible. También significa que no están contribuyendo al uso excesivo de antibióticos y al desarrollo de cepas de infección resistentes.

Los animales aportan una cualidad específica a su entorno y su ritmo da forma a la vida de la granja. Desempeñan un papel clave en la agricultura biodinámica, ya que proporcionan estiércol de granja, aumentan la fertilidad del suelo y producen preparados biodinámicos. Por lo tanto, son una parte central del organismo de la granja. El uso de forrajes de la granja ayuda al organismo de la granja a ser más autosuficiente.

¿Hablamos?