Blog
Entradas recientes.
¿Necesitas más información?

Estrategias de hibernación en árboles frutales

No hay duda de que cada estación del año nos plantea sus propios retos y oportunidades cuando se trata del cuidado de los árboles frutales. No obstante, las estaciones de otoño e invierno requieren una atención especializada que va más allá del simple riego y fertilización.

Estas estaciones son un periodo crítico donde los árboles están en su fase de descanso vegetativo y es el momento óptimo para preparar el árbol para su próximo ciclo de producción. Aquí vamos a desgranar paso a paso las mejores prácticas para mantener la salud de sus árboles frutales y asegurar una cosecha abundante el próximo año.

Desde la ciencia del suelo hasta las técnicas de poda más avanzadas, este artículo es una guía completa para el cuidado de sus árboles frutales durante el otoño y el invierno.

¿Por qué es necesario un cuidado especial en otoño e invierno?

Otoño e invierno presentan desafíos climáticos y biológicos específicos para los árboles frutales. No es solo una cuestión de temperatura; también afecta la fisiología del árbol, su resistencia a plagas y su futura producción.

Impacto climático: Las bajas temperaturas y los cambios abruptos pueden dañar tejidos y raíces, mientras que los vientos fríos deshidratan las plantas. Es crucial adoptar un régimen de cuidado que mitigue estos efectos climáticos.

Descanso Vegetativo: Es una fase crítica para la acumulación de reservas nutricionales del árbol. Un manejo inadecuado puede agotar estas reservas, comprometiendo la futura cosecha. Este periodo es vital para preparar el árbol para su siguiente ciclo de crecimiento.

Importancia de la poda en árboles frutales

Una poda bien ejecutada permite una mejor distribución de los recursos y energía del árbol, potenciando una cosecha más abundante y de mayor calidad en la siguiente temporada. Durante las estaciones de otoño e invierno, la actividad fisiológica de los árboles disminuye, lo que facilita la curación de las heridas causadas por la poda y minimiza el estrés en la planta.

Tipos de poda

Se reconocen varios tipos de poda, cada uno con un objetivo específico:

Poda de Formación: Realizada en árboles jóvenes para determinar su estructura futura.
Poda de Mantenimiento o Producción: Enfocada en maximizar la producción de frutos.
Poda de Limpieza: Elimina ramas enfermas, secas o que no contribuyen a la estructura del árbol.
Poda de Regeneración: Estimula el crecimiento de nuevas ramas en árboles viejos o dañados.
Es fundamental conocer qué tipo de poda necesita su árbol, considerando factores como su edad, estado de salud y objetivos de producción.

Cuándo fertilizar el árbol frutal

La fertilización es una ciencia precisa, especialmente en otoño e invierno, cuando los árboles están en una fase crítica de acumulación de reservas. Un fertilizante apropiado en el momento correcto, mejorando no solo la salud del árbol sino también el rendimiento y la calidad de la cosecha futura. Sin embargo, hacerlo incorrectamente puede llevar a la acumulación de sales en el suelo, desequilibrios nutricionales y otros problemas que pueden tardar años en corregir.

Para árboles frutales, se suelen preferir fertilizantes ricos en fósforo y potasio, que favorecen la floración y fructificación. Un ejemplo de este tipo de fertilizantes es Fosmax y Fosmax Eco.

Tiempos óptimos

La mejor época para fertilizar árboles frutales es generalmente a fines del otoño o a principios del invierno. Esto permite que los nutrientes se incorporen al suelo antes del inicio del período de descanso vegetativo, preparando al árbol para la primavera siguiente. Sin embargo, este calendario puede variar según el tipo de árbol y las condiciones climáticas locales.

  • Antes de la primera helada: Para los fertilizantes que necesitan tiempo para descomponerse.
  • Posterior a la última helada: Para los fertilizantes de acción rápida que no deben exponerse a temperaturas extremadamente bajas.

Cómo inducir la hibernación en árboles frutales

La latencia es como un sueño profundo para los árboles, una fase en la que ralentizan su metabolismo y se preparan para las inclemencias del invierno. Pero, ¿qué pasa si tus árboles no entran en esta fase tan necesaria o se resisten a perder su follaje? No hay problema; tenemos la solución perfecta para ti, especialmente si trabajas con árboles frutales de hueso y pepita.

Cuprovalle: Efecto defoliador para árboles frutales

Aquí es donde entra en juego nuestro producto estrella: Cuprovalle. Diseñado específicamente para inducir la defoliación y, por lo tanto, facilitar la entrada en el estado de latencia. A diferencia de otros productos que contienen formas de cobre menos asimilables, Cuprovalle está formulado con Cobre quelado al 100%. Veamos las ventajas de este tipo de Cobre:

  • Mayor penetración estomática: Las moléculas de Cobre quelado son mucho más pequeñas que las del cobre tradicional, lo que permite una mayor penetración en los estomas de las hojas.
  • Mayor distribución y reparto: El pequeño tamaño de las moléculas también permite una distribución más uniforme en toda la planta cuando se aplica foliarmente.
  • Mayor persistencia y resistencia: El cobre quelado resiste mejor las condiciones ambientales adversas como lluvias, rocío y viento, por lo que es persistente.

Cómo aplicar Cuprovalle en frutales

  • Tratamiento de nutricional de invierno: Aplicación foliar de 2-3 kg por cada 1000 litros de agua. Si optas por el fertirriego, la dosis es de 4-6 kg por hectárea.
  • Inducción de parada y latencia: Para la defoliación, la dosificación foliar es de 3-4 kg por 1000 litros.

La latencia de árboles frutales no es algo que deba dejarse al azar. Con un producto como Cuprovalle, puedes tomar el control y asegurarte de que tus árboles frutales pasen el invierno no solo sobreviviendo sino también preparándose para una primavera mucho más fructífera.

Control de plagas y enfermedades en invierno

Mantener tus árboles frutales libres de plagas y enfermedades es crucial para asegurar una cosecha abundante y de alta calidad. El otoño y el invierno son épocas propicias para aplicar medidas preventivas y tratamientos específicos.

Prevención

La prevención es la primera línea de defensa en la lucha contra plagas y enfermedades. Muchos agricultores optan por soluciones químicas, pero existen alternativas más ecológicas y efectivas. Volvemos a nombrar Cuprovalle, que, además de tener un efecto defoliante, actúa como un preventivo eficaz. Su contenido de azufre tiene un efecto secante que inhibe el crecimiento de hongos y bacterias cuando se aplica vía foliar.

Tratamiento para hongos y bacterias

En el caso de que ya hayas identificado plagas o enfermedades, es vital actuar de manera inmediata y eficaz. Cuprovalle también puede ser una opción en esta fase:

  • Hongos fitopatógenos exógenos: Cuprovalle es efectivo contra patógenos como Phytium sp, Fusarium, Spilocaea oleagina (Repillo del Olivo) y Phytoptora en cítricos.
  • Bacterias: Es especialmente efectivo para combatir Pseudomonas sp.
  • En la madera: Actúa secando esporas latentes y adheridas en la planta, previniendo futuras infecciones.

Además, si lo aplicas a través del fertirriego o directamente al suelo, contribuirás a limpiar las esporas latentes y a combatir hongos del suelo como Armillaria, Roselinia y Sclerotinia.

CTA-hibernación en árboles frutales cuprovalle

Riego de frutales en invierno

Durante el otoño y el invierno, la gestión del riego cambia drásticamente en comparación con las estaciones más cálidas. En estos meses, los árboles frutales tienen necesidades hídricas más reducidas y, de hecho, un exceso de agua podría ser perjudicial. Así que, en este caso, menos es más.

Método del Goteo

El riego por goteo es una técnica eficiente que asegura que el agua llegue directamente a las raíces del árbol. Este método minimiza la evaporación y reduce el riesgo de sobre-riego, permitiendo una liberación lenta y constante de agua. Además, puedes integrar fertilizantes en el sistema de riego por goteo, facilitando la aplicación directamente en la zona radicular.

Riego Manual

Si prefieres un enfoque más «manual» y tradicional, ten en cuenta que el otoño y el invierno requieren una frecuencia y cantidad de riego mucho menores. Utiliza una regadera o una manguera con un rociador de baja presión para evitar la erosión del suelo.

Es crucial medir la humedad del suelo antes de regar. Un buen método es insertar una varilla en el suelo. Si al sacarla ves que el suelo está húmedo, espera unos días antes de volver a regar.

Mulching o acolchado

El mulching, también conocido como acolchado, es una práctica esencial para proteger el suelo y las raíces de los árboles frutales durante los meses fríos. Este método no solo ayuda a mantener la humedad del suelo, sino que también reduce la erosión, mejora la estructura del suelo y combate las malezas que podrían competir con tu árbol por recursos esenciales.

Usar materiales orgánicos como hojas trituradas, paja o corteza de árbol es una forma excelente de mantener una capa protectora que mejore la fertilidad del suelo. Esta capa debería tener alrededor de 5 a 10 cm de espesor y extenderse alrededor del árbol, sin tocar el tronco directamente para evitar problemas de pudrición.

Si bien es cierto que el mulching es una técnica aplicable durante todo el año, su relevancia aumenta durante el otoño e invierno. Esto se debe a que la capa de mulch actúa como un aislante natural, manteniendo una temperatura más constante del suelo y protegiendo las raíces contra las fluctuaciones extremas de temperatura.

Preparación del Suelo para la hibernación

La salud del suelo es directamente proporcional a la calidad y la cantidad de frutas que tus árboles producirán. Y sí, cada estación presenta su propia serie de desafíos y oportunidades en este aspecto.

Test de pH

Realizar un test de pH es imprescindible para entender qué nutrientes están disponibles para tus árboles y cuáles necesitas añadir. Un suelo ácido o alcalino puede hacer que ciertos nutrientes queden bloqueados, dificultando su absorción por las raíces del árbol.

Por eso, te recomendamos realizar un test de pH antes de aplicar cualquier tipo de fertilizante. Este dato te permitirá ajustar las necesidades nutricionales de tus árboles para maximizar la eficacia de los tratamientos.

Aireación del suelo

Con el tiempo, el suelo alrededor de los árboles frutales puede compactarse, lo que disminuye la permeabilidad del agua y la aireación, limitando así el acceso a nutrientes y oxígeno. Utiliza un aireador de suelo o incluso un tenedor de jardín para romper la superficie del suelo de manera que permita una mejor penetración de agua y nutrientes. Esta práctica se vuelve aún más eficaz cuando se combina con el mulching, ya que la capa de acolchado retiene la humedad y los nutrientes liberados durante la aireación.

En resumen, los cuidados de otoño e invierno son fundamentales para garantizar una producción de alta calidad en la siguiente temporada. Desde la importancia de una poda cuidadosa hasta la elección precisa de fertilizantes, pasando por prácticas de riego adecuadas y control de plagas, cada aspecto cuenta.

Es un conjunto de tareas que requiere atención al detalle y un profundo conocimiento agronómico para optimizar cada variable en juego. Así que, mientras las hojas caen y las temperaturas bajan, recuerda que tu labor como agricultor nunca se detiene; simplemente se adapta a las necesidades de la estación.

Y recuerda que si necesitas asesoramiento para tus árboles frutales en cualquier etapa del cultivo, puedes agendar una cita con nuestro equipo de técnicos especialistas de Fervalle.

¿Es necesario podar los árboles frutales todos los años?

La poda es una parte integral del cuidado de los árboles frutales. No obstante, la necesidad y la frecuencia pueden variar dependiendo del tipo de árbol, su edad y su estado de salud. En general, es recomendable realizar una poda anual durante el periodo de latencia en invierno para estimular un crecimiento saludable y una mejor producción de frutos en la temporada siguiente.

¿Cómo protejo mis árboles frutales de las heladas?

Puedes utilizar métodos como mantas térmicas, aplicaciones de agua antes de la helada para crear una capa de hielo protectora, o incluso ventiladores para mezclar las capas de aire y minimizar la formación de hielo en los árboles.

¿Es el invierno un buen momento para plantar árboles frutales?

El invierno es generalmente un buen momento para plantar árboles frutales, ya que están en su periodo de latencia y se reduce el estrés del trasplante. Sin embargo, asegúrate de plantar al menos 4-6 semanas antes de la primera helada dura para dar tiempo suficiente para que las raíces se establezcan.

Whatsapp